CONSEJOS DE CUIDADO POR GRUPO DE EDAD

El cáncer al ser un grupo de diferentes enfermedades con presentaciones clínicas tan variadas puede afectar a todas las personas sin importar raza, sexo, religión, edad, u orientación sexual. Es importante tomar en cuenta las particularidades del enfermo para ayudarlo a tener un mejor tratamiento.

  • Niños: Es esencial que el niño sepa que es importante para ti, las decisiones deben ser explicadas en función de su capacidad de entender para que participe en ellas y se sienta tomado en cuenta. El pediatra puede asesorarte en esta labor. Es importante dejar que, dentro de la medida de lo posible, el niño realice sus  actividades con la mayor normalidad posible. El contacto social y la diversión son componentes esenciales de un desarrollo sano. Es importante permitir al niño jugar y desarrollarse, siempre cuidándolo pero sin caer en la sobreprotección. El tener cáncer no debe ser motivo para dejar al niño sin supervisión o una figura de autoridad. Es importante mantener la disciplina y la autoridad como lo haría con cualquier otro niño. Es importante educar al niño sobre la importancia de cumplir con sus medicamentos, citas médicas, y de mantener un estilo de vida saludable. 
  • Adolescentes: La adolescencia es un periodo de transición entre la niñez y la adultez que se acompaña de cambios físicos, sociales, y psicológicos. La aparición del cáncer puede hacer de este proceso de por sí complicado, un poco más difícil, por lo cual es importante tomar varias cosas en cuenta. Primero que nada, es importante ser sincero y abierto con los adolescentes respecto a su enfermedad, tratamiento y pronóstico. No hay mejor manera de que aprendan a cuidarse que manteniendo canales de comunicación activos. Es importante informar sobre las conductas de riesgo que pudieran provocar interferencias en el tratamiento y seguimiento de nuestro ser querido en esta etapa. Las redes de apoyo son importantes. Para los adolescentes la socialización es una parte fundamental de su desarrollo que debe ser promovida. Es importante pedir ayuda y estar en constante comunicación con amigos, familiares, profesores y personal médico para mantener una red de apoyo adecuada que permita el desarrollo integral del adolescente con cáncer de la mejor manera posible. Es esencial que el adolescente participe en las decisiones y se sienta tomado en cuenta.
  • Adultos: Los adultos con cáncer pueden tener depresión al sentir que pierden su autonomía e independencia y que deben ser cuidados por alguien más. Es importante que los hagas sentir valiosos y valorados, permitiéndoles realizar sus actividades de la forma más normal posible de acuerdo con las limitaciones de su enfermedad. Tu como cuidador debes estar siempre dispuesto a entender que en ocasiones el ser querido con cáncer pueda no querer hablar sobre su enfermedad o necesite un tiempo a solas. Es preferible darle su espacio y autonomía a forzar interacción cuando ésta es explícitamente rechazada. En ocasiones el miedo, la incertidumbre, y la frustración de las personas con cáncer puede manifestarse como agresión. No lo tomes personal, probablemente tu ser querido no sabe cómo reaccionar ante el duelo de la pérdida de su salud. Es importante estar abierto y dispuesto a comprender estos cambios de humor, siempre manteniéndose el respeto mutuo, y brindado su apoyo cuando sea solicitado. 
  • Adultos mayores: Los adultos mayores con cáncer en ocasiones tienen otras enfermedades. Es importante estar al pendiente junto con el equipo médico de los cuidados especiales que estas condiciones asociadas puedan requerir. En este grupo de edad, involucrar a sus seres queridos con cáncer en actividades que los hagan sentir valiosos y parte de la comunidad, así como en actividades que les produzcan placer y satisfacción es fundamental. Es importante que le hagas saber a tu ser querido que independientemente de su edad o tipo de cáncer es un miembro valioso de la familia y que su cuidado es importante para tener una adecuada calidad de vida en la medida de lo posible.